sábado, enero 20, 2018

El CEA pretende favorecer a grupo privado con Patrimonio Municipal

A la Opinión Pública Municipal y Nacional

El municipio de Haina es uno de los más productivos del país y también uno de los que más aporta, en término económico, al Producto Interno Bruto (PIB). No obstante es uno de los municipios donde menos se siente la presencia gubernamental. De ahí los múltiples y variados problemas que aquejan a sus habitantes.

Haina cuenta con más de cien instalaciones industriales y pese a ello, posee una alta tasa de desempleo.  Tiene uno de los ríos más caudalosos y sin embargo la población carece del servicio de agua. Posee las más importantes generadoras de electricidad y los apagones se presentan por más de 10 horas diarias.

En Haina no se cuenta con servicios de salud ni en la cantidad ni en la calidad requerida, pero si posee altos niveles de contaminación, producidas por la operación de los parques industriales, el mal manejo de los desechos públicos y el deficiente servicio de recogida de basura. Junto a esto las consecuentes infecciones y enfermedades que padece la población.

En la década del 90 el Ingenio Rio Haina dejo de operar, debido a la crisis en la producción azucarera y el cierre de los ingenios. Como parte del Concejo Estatal del Azúcar (CEA), muchas de sus propiedades fueron vendidas, arrendadas y otras traspasadas en uso.

Si bien todas las propiedades son pertenecientes al Estado Dominicano, también son patrimonio municipal, ya que es incuestionable el significado histórico de ese Central en la población de este municipio.

Lo que fueron sus instalaciones de operación en el municipio, están siendo utilizadas, mediante acuerdo por la empresa productora o representante de Pollo Cibao. Empresa que solo deja como beneficio al municipio, el hedor que acompaña la contaminación que producen sus operaciones.

Desde el año 201O el CEA, ha estado emitiendo resoluciones de venta de los terrenos pertenecientes al Ingenio Rio Haina (168,753.20 metros), mas todas las mejoras construidas en los mismos, incluidos y no limitados los almacenes y tanques ubicados en las instalaciones del antiguo ingenio, muelle No.1 y margen occidental del puerto Rio Haina, que usaban como depósitos de azucares.

Todas estas propiedades están siendo ofrecidas por un pírrico monto de 202 millones 503 mil ochocientos cuarenta pesos (RD$202,503,840), de los cuales ya sean pagado, por adelantado, la suma de RD$129,775.67pesos.

La empresa beneficiaria o compradora es la Terminal Granelera del Caribe (TEGRA), a través de la Corporación Avícola y Ganadera Jarabacoa.

El CEA solicito y recibió la autorización del poder ejecutivo para dicha venta, mediante el oficio especial No.168-11.

En el artículo 8 del contrato de venta expresa que, el contrato deberá ser sometido a la aprobación congresional a requerimiento del vendedor. Ya fue presentado y aprobado por la cámara de senadores en diciembre del 2014. Ahora reposa en la cámara de diputados esperando ser colocado en agenda para su conocimiento y toma de decisión final.

De aprobarse en la Cámara de Diputados, este sería el mejor negocio de la historia. Vendiendo a mil doscientos pesos el metro de una propiedad pública a favor de una empresa contaminante privada.

De permitirse esta venta el municipio estaría expuesto a más contaminación y sobre todo a la pérdida total de un patrimonio histórico tan significativo.

Este es un ominoso negocio, que los Haineros y los dominicanos de manera general vamos a sufrir y lamentar, si lo permitimos, pues más que una venta es un regalo de lo público al sector privado, que lo ha estado usufructuando desde hace años, sin beneficiar a la comunidad.

Estamos seguros que el gobierno no ha recibido suficiente información del inmueble que se está negociando, ni de su valor histórico y financiero. No creemos que los miembros del senado hayan recibido tampoco las informaciones precisa, para la aprobación que realizaron.

No creemos que nadie de buena fe y en su sano juicio se atrevería a cometer un acto de esta magnitud solo para beneficiar a un grupo de empresario y en detrimento del país y del propio municipio, que es en última instancia quien sufrirá las peores consecuencias.

Como ejemplo tenemos autorización que se le dio a Multiquimica para instalar los “Tanques de la Muerte” en una zona costera (playa Gringo de Haina) manteniendo esto a la población en una situación de vulnerabilidad por la volatilidad de sus productos y expuesto a la contaminación que estos producen.

No queremos más historias trágicas, no queremos más enfermedades. Lo que necesitamos es mejores servicios y más defensa y conservación de nuestro patrimonio social y natural. Sobre todo garantía para la vida sana.

Apelamos a la opinión pública, a la cámara de diputados y al presidente de la república para que impidan esta ominosa transacción de lo público a lo privado.

Atentamente las organizaciones del municipio de Haina

Lucha por una Salud Digna

Franklin Pimentel Torres,
El pasado domingo 14 se realizó en la ciudad de Santo Domingo una manifestación pública por el mejoramiento del servicio de salud, como una demanda urgente de la sociedad dominicana. La marcha que comenzó en el parque Enriquillo y concluyó en las inmediaciones del Parque Independencia, fue organizada por un conjunto de unas 35 organizaciones, articuladas en un colectivo que se ha denominado, Alianza por el Derecho a la Salud (ADESA).
La principal consigna que enarbola ADESA es que la salud es un derecho de la población, por lo que no se puede permitir que siga siendo tomada como un negocio, que excluye del sistema a los más pobres.
 Hay realidades nacionales, en el área de la salud, que requieren la atención urgente de la ciudadanía y del gobierno y ADESA nos lo está recordando. Algunos de los datos presentados por este colectivo han sido:
-Más de siete millones de dominicanos y dominicanas dependen exclusivamente de los hospitales estatales para acceder a servicios médicos, ya sea porque carecen de un seguro de salud o porque el que tienen es el subsidiado del SENASA.
 -Solamente en el año 2017 murieron 2,835 niñas y niños menores de un año, y 188 mujeres embarazadas o recién paridas; muchos de ellos y ellas por falta de atención médica.
-A 17 años del nuevo Sistema de Seguridad Social solo el 30% de la población tiene un seguro contributivo de salud.
-Los asegurados contributivos son víctimas del denominado copago, mecanismo ilegal e injusto mediante el cual clínicas, laboratorios y médicos cobran a los pacientes cifras exorbitantes.
-La mayor parte de la población no tiene la capacidad para comprar las medicinas después de haber hecho una consulta en un hospital público. Y mucho menos costear las medicinas de tratamientos permanentes por enfermedades crónicas como diabetes, alta presión, entre otras.
-Hay 56 hospitales públicos que están en proceso de remodelación, lo que agrava el problema de la atención a la población más marginada.
-La inversión estatal en salud no está pasando del 2% del PIB anual.

Entre las demandas que está planteando ADESA están:
-Abastecimiento de los centros de atención primaria, las policlínicas y los hospitales con medicamentos, insumos y equipos, públicos de acuerdo con los estándares y los requisitos de habilitación establecidos por el Ministerio de Salud.
-Eliminación del cobro que hacen a los pobres los llamados hospitales “autogestionados” y que cese la discriminación en la atención.
- Que los hospitales públicos presten servicios gratuitos a la población que lo requiera, independientemente de que las personas estén o no afiliadas al SENASA.
- Que se termine la reconstrucción de los 56 hospitales iniciada hace tres años y medio.

- Puesta en marcha de un número significativo de unidades de Atención Primaria allí donde sean necesarias.
-Aumento de las boticas populares que gestiona PROMESE.
- Eliminar el copago que las ARS han impuesto en el funcionamiento del seguro familiar de salud, ya que esto afecta el gasto de bolsillo de los asegurados del régimen contributivo.
- Que se saque la politiquería y la corrupción de la administración hospitalaria y que se designen los puestos de gerencia y dirección por concursos de oposición y méritos profesionales, no por fidelidad político-partidaria.
-Aumento de la inversión pública en salud a por lo menos el 5% del Producto Interno Bruto (PIB).
La concentración del pasado domingo terminó haciendo una invitación para participar en la actividad que está convocando la Marcha Verde, en las inmediaciones del Palacio Nacional, para el domingo 28 de este mes; pues la corrupción generalizada del país afecta también y de manera significativa al sistema de salud. Y por lo tanto, la lucha contra la corrupción y la impunidad en la medida que produzca buenos resultados, permitirá que se dediquen más recursos económicos al área de la salud pública.

El movimiento por el nuevo modelo de salud que se está articulando, con el impulso de ADESA, tiene grandes desafíos por delante. Y tiene que desarrollar una lucha constante a corto, mediano y largo plazo. Pues tal como afirmó Alba Reyes, vocera y coordinadora de ADESA, “Seguiremos uniendo personas y organizaciones de todo el país. Seguiremos luchando hasta lograr un modelo de salud justo, eficiente y solidario”.